Sentidos de los caballos

Sentidos de los caballos

Sentidos de los caballos

Se cree que el caballo posee un sexto sentido que le hace detectar acontecimientos con tormentas o terremotos. ¿Quieres conocer si esto es cierto o existe una explicación? Esto lo sabremos analizando los cinco sentidos de los caballos.

Vista

El caballo dispone de un ángulo de visión de 340 grados con sólo dos puntos ciegos situados exactamente delante y detrás de él. Su visión le permite ver a los lados, pero no le permite ver una mano coloca directamente sobre su testuz o si algo se le pone al nivel de su boca.

Estos ángulos muertos pueden ser compensado por la adaptación del comportamiento: la postura de alarma o el balanceo de la cabeza de izquierda a derecha. A cambio, los campos de visión de cada ojo no se superponen salvo en una estrecha franja en la parte delantera. O lo que es lo mismo: cada ojo ve una imagen diferente. Esta conformación, común entre los herbívoros, permite una detección más fácil de los depredadores.

Oído

El caballo tiene un oído muy fino, capaz de identificar un ratón en la paja a 100 de distancia o de distinguir sonidos de solo un decibelio. Estos animales perciben sonidos en un rango de frecuencia de 6 Hz a 33.500 Hz, lo que les permite sentir terremotos antes que el hombre o percibir ultrasonidos.

Movilizadas por dieciséis músculos, las orejas de los caballos son móviles, lo que les permite moverlas hacia la fuente de un sonido que quieran analizar. Ambas orejas se mueven de forma independiente y hay una conexión neuronal entre los músculos de los ojos y de los oídos, lo que les da la capacidad de dirigir al mismo tiempo los dos órganos sensoriales a una señal que atraiga su atención.

Olfato

Sin ser tan fino como el del perro, el caballo tiene un sentido del olfato muy desarrollado gracias a las células olfativas de alta sensibilidad que recubren sus amplias fosas nasales. También está equipado con el órgano de Jacobson en la parte posterior de la cavidad nasal, lo que le sirve para fijar los olores para analizarlos mejor o para identificar señales como las feromonas.

El caballo utiliza su sentido del olfato para encontrar agua. Los caballos beduinos pueden notar la presencia de agua bajo tierra y esta capacidad es esencial en el desierto o la estepa para un animal que bebe hasta 40 litros de agua por día. El olor también se utiliza para inspeccionar objetos desconocidos, reconocer amigos y enemigos, reconocer otros grupos de caballos por el olor del estiércol o de la orina, los sementales reconocen una hembra en celo,… Como vemos usan su olfato para muchas cosas.

Gusto

El caballo utiliza el sentido del gusto para reconocer los alimentos. Éstos son diferenciados una vez pasan la etapa de la inhalación. El sabor les permite identificar los alimentos que son buenos para su salud y aquellos que son dañinos. Al no tener la capacidad de vomitar, el caballo debe elegir bien su alimentación. En su estado natural el caballo no se siente atraído por el sabor dulce, pero el contacto con el hombre le ha acostumbrado a ese sabor.

Tacto

El sentido del tacto de los caballos varía dependiendo de las partes del cuerpo. Las patas son poco sensibles, a diferencia de la cabeza y la espalda. Los cascos por su parte son insensibles ya que no están dotados de células nerviosas, pero el pie es sensible a las variaciones de presión, lo que le permite al caballo ajustar el equilibrio a la naturaleza del suelo.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Caballos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook