Raza de caballo Garrano

Raza de caballo Garrano

Raza de caballo Garrano

Historia de la raza

Un estudio coloca a la raza Garrano dentro del grupo de razas de caballo cántabro-pirenaico, entre los que también encontramos a los caballos Asturcón, Jaca de Navarra, los caballos de Merens y los Pottoka.

Esta antigua raza todavía vive en semi-libertad, ya que las unidades que existen viven durante todo el año en las montañas del Parque Nacional Peneda-Gerês, el único parque nacional de Portugal. De hecho los caballos reciben su nombre de una región en el norte de Portugal, Minho, donde se originó.

Esta raza es la antepasado de la raza andaluz y del poni de Galicia. El Garrano ha influenciado a otras razas y se ha visto influida principalmente por el Pura Sangre Árabe, perdiendo por ello sus características originales. En la actualidad se encuentra en peligro de extinción, siendo el número de ejemplares muy reducidos.

Desde sus orígenes la raza ha sido utilizada principalmente para trabajar en el campo y para el transporte. Caballo rústico y de montaña, ésta raza es capaz de caminar de una manera firme por terrenos irregulares.

Como decimos está en peligro de extinción, aunque expertos criadores están trabajando para que la raza no se pierda.

Características físicas

Por su tamaño el Garrano pudiera parecer un poni, pero se trata de una raza de caballo en miniatura. El tamaño de éste suele rondar los 145 cm y su peso no supera los 200 kg. Este tamaño y lo ágil de sus movimientos hace que sea un caballo perfecto para los trabajos en las granjas, ya que sacan labores que harían los grandes pero dan menos trabajo.

En relación a su pelo, podemos encontrarlo en todos los tonos, aunque el marrón es el habitual. En su cuerpo podemos apreciar una melena bastante larga. Sus pies no son demasiado grandes, pero son muy resistentes y están perfectamente adaptados para terrenos escarpados.

Carácter del caballo

La raza Garrano no es especialmente sensible. Como dijimos anteriormente es un caballo rústico y resistente, tanto para trabajar como a nivel de salud.

A pesar de ser un caballo dócil, es un caballo al que no le gusta demasiado el contacto con el ser humano. Si los caballos están acostumbrados al contacto serán cercanos, pero acercarse a uno que vive en estado salvaje puede ser peligroso, ya que pueden mostrar incluso una actitud agresiva.

Pero ya decimos que criado en cautividad y acostumbrado a sus dueños, éste será un caballo alegre, inteligente, expresivo, amigo de sus dueños y perfecto para que los niños lo cabalguen.

Curiosidades de la raza

Estos pequeños caballos son muy utilizados en carreras anuales tradicionales de la zona de Minho, llamadas “Corridas de passo travado”. En ellas demuestra su andar seguro y lo bien que son capaces de comunicarse con sus jinetes.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Caballos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook