Raza de caballo pura sangre árabe

Raza de caballo pura sangre árabe

Pura Sangre Árabe

Historia de la raza

El caballo árabe, también conocido como Pura Sangre Árabe (PSA), es un línea pura de caballos creados a partir de los caballos beduinos. Éstos forman una raza de caballos de silla originaria de Oriente Medio.

Con su cabeza tan característica y su elegante porte de cola levantada, el árabe es una de las razas más reconocibles. Y una de las más bellas también, siendo considerada por muchos como la raza de caballo más hermosa del mundo.

Lo que seguro que sí es, es una de las razas más antiguas que existen. Las excavaciones arqueológicas han demostrado que los caballos del Caspio, físicamente muy cerca de los caballos árabes, vivían en Mesopotamia desde la más remota antigüedad.

Durante su historia, los caballos árabes han dejado su nativa Oriente Medio y se han ido extendiendo a otras regiones debido a guerras o al comercio. Esta raza se ha utilizado en el cruce con otros caballos para aportar velocidad, resistencia, elegancia y huesos fuertes a otras razas de caballos. En la actualidad hay sangre del caballo árabe en la mayoría de los caballos modernos de silla.

El caballo árabe tradicionalmente ha vivido bajo un clima desértico que lo ha hecho muy apreciado entre los nómadas beduinos, que llegan a compartir su vida familiar con ellos. Esta estrecha relación ha forjado una raza de buen carácter, inteligente y siempre dispuesto a aprender, desarrollando también una resistencia excepcional. Todo ello le ha llevado a ganarse el nombre de “Rey del desierto”.

Pero volviendo a su vida en el desierto junto a los nómadas, decir que durante su juventud los potrillos son criados y domados por las mujeres y los hijos de los nómadas. Cuando alcanzan su edad adulta éstos duermen al lado de la tienda de su dueño, y generalmente lo hace ensillado y trabado.

El caballo árabe es considerado como uno de los mejores caballos en competiciones de resistencia, aunque también podemos encontrarlos en todo tipo de competiciones ecuestres.

Características de la raza

Realmente no hay ningún estándar concreto de la raza árabe, encontrando una muy amplia variedad en los caballos criados por los beduinos. Estos caballos son rápidos, maniobrables, valientes y fuertes. El pura sangre árabe tiene una piel muy delgada y muchas veces puede mostrarse un poco susceptible.

Sus movimientos son tan elegantes como su porte. Tan carismáticos son sus movimientos que muchos los describen como el baile de una bailarina. Su cabeza es igualmente expresiva. La capa gris es la más característica de la raza, mientras que la negra es la más rara de encontrar.

Carácter del caballo

Su íntima relación con los nómadas beduinos ha forjado un caballo noble, inteligente, de fácil trato y siempre dispuesto a colaborar e interactuar con su dueño. Tal es su fácil trato que la Federación estadounidense permite a los niños montar a sementales de esta raza en eventos deportivos, algo que con pocas razas pueden hacer.

Curiosidades de la raza

En este bloque hablaremos de los usos más frecuentes de este tipo de caballos. Lo más habitual es verlos en el mundo de los deportes ecuestres, siendo la competición de resistencia su disciplina predilecta. No obstante podemos verle en otro tipo de pruebas, desenvolviéndose con gracia y elegancia. El salto es la que peor se le puede dar, pero también podemos encontrarles.

Igualmente es muy utilizado en equitación de recreo, debido a la inteligencia y a su carácter dispuesto.

Por último destacar su participación en competiciones de belleza reservadas exclusivamente para caballos de pura raza árabe, en la que se valora su belleza y su porte natural.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Caballos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook