Raza de caballo azteca

Raza de caballo azteca

Raza de caballo azteca

Historia de la raza

Para la creación de esta raza originaria de México se utilizaron principalmente dos razas en cruces selectivos: el Pura Raza Español y el Quarter Horse. Del primero de ellos el caballo azteca ha obtenido el porte y la nobleza, mientras que del segundo ha logrado su fortaleza y su velocidad. Todo ello crea un equilibrio perfecto en un caballo armonioso de fácil trato.

Los cruces selectivos empiezan en el año 1972 en la Casa Pedro Domecq, impulsados principalmente por el criador Antonio Ariza. Inicialmente se buscaba desarrollar el caballo de raza española en México, para adaptarlo a la charrería, deporte nacional por excelencia del país.

Las buenas características de las primeras crías animaron a seguir con los cruces. La popularidad de esta nueva raza va en auge y en 1974 se crea el primer Club de Criadores de Caballos de Raza Azteca. La Asociación Internacional del Caballo Azteca se forma casi dos décadas después, en 1992 para supervisar la pureza de la raza.

Actualmente su presencia está muy extendida por todo el país y poco a poco va cruzando fronteras, como demuestra que varios ejemplares de la raza hayan sido exportados a Canadá, Estados Unidos, países del centro y sur de América, e incluso ha cruzado el Atlántico llegando a España.

Características físicas

Las características de este caballo son ideales para la práctica de la charrería, con una alzada cómoda (oscila entre los 155 y 165 cm), rapidez de movimientos, fuerza, temperamento equilibrado y nobleza. Su cuerpo bien musculado termina en una cola de porte bajo.

En la raza Azteca se aceptan toda clase de capas, aunque las predominantes son los castaños y los tordos. Sus pequeños ojos expresivos destacan una cabeza de perfil recto.

Carácter del caballo

Como decíamos anteriormente, los caballos de la raza Azteca son de muy fácil trato, gracias a lo equilibrado de su carácter. Esto hace que sean perfectos para competir en casi todas las disciplinas deportivas, aunque principalmente están presentes en la charrería. No obstante no es raro encontrarlos en otras modalidades como doma, equitación, polo o corridas de toros.

Curiosidades de la raza

Aunque sus primeras crías las encontramos a inicios de la década de los 70, no fue hasta una década después cuando el Departamento Mexicano de Agricultura denomina a la raza como Caballo Nacional de México. Esto se produjo en 1982.

Compártelo en tu red social:
Más en Mascotas - Caballos:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook